Escuadrón 731 “El horror de la guerra”.

Publicado: 1 septiembre, 2011 en Otros mundos

La guerra siempre ha sido un tema candente desde el punto de vista de la ética y la moral, en la historia del ser humano, pero lo es más en el momento en que se convierte en el motivo por el cual se pueden olvidar estos puntos de vista. En varias ocasiones a lo largo de nuestra historia, la guerra ha sido el ambiente perfecto en donde poder encontrar las peores historias de terror, las reales.

En la segunda guerra chino-japonesa y tras esta durante la segunda guerra mundial, el ejercito japonés creó un cuerpo dedicado a estudiar en todas sus variantes, las aplicaciones de la guerra en el cuerpo humano. Y no de una manera simple u ortodoxa, sino tomando la inventiva como gran premisa. Y es que en el centro de investigación según las fuentes que estudiaron el caso, pudieron llegar a producirse unos 200.000 muertes, en su gran mayoría pertenecientes al pueblo chino, y siendo hombres, ancianos, mujeres y niños sus cobayas.

Parte de las lindezas que se encontraban entre sus estudios, eran las enfermedades de masas tales como el cólera, la peste bubónica, la tuberculosis, etc. También la mejora de gran número de agentes patógenos y víricos, que servirían para hacer enfermar o morir los lugares de ataque indiscriminadamente.

Entre sus técnicas, la vivisección era una de las principales, en casos como los que hacían de este escuadrón un horror conocido décadas después. Quitarle los órganos a un paciente sin anestesia, o coser el esófago a los intestinos podían ser parte de sus intereses. El estudio de los resultados del frío sobre el cuerpo humano, o el calor, la falta de alimento, sueño, hasta la muerte y lo que podían tardar en morir en estas circunstancias.

Otra de las aplicaciones de las instalaciones era la prueba de las armas y su “ergonomía”, buscando como podía ser más efectivo un lanzallamas sobre personas vivas, o el mejor uso de las granadas. Se produjeron criaderos de garrapatas y de ratas, que servirían para propagar las enfermedades en las poblaciones en donde se soltaban, y en las tierras de labranza del enemigo.

Durante varios años se dedicaron al estudio del cuerpo humano de la peor de las maneras posibles, derivando a cuestiones que parecen sacadas de la mente de un enfermo, ¿o será este el caso?, comprobando meramente por curiosidad, lo que podía sobrevivir un hombre cortándole un brazo, una pierna, los genitales… O cambiando los miembros de lugar, o probando cuestiones más dependientes de la ideología que de la medicina aplicada, como si una mujer era encerrada en una piscina con su hijo, sería capaz de morir ahogada, o terminaría pisando a su progenie.

Y ¿qué surgió de todo esto? Como en todos los aspectos de la vida, alguien es capaz de sacarle partido hasta al olor del fango y en este caso, tras la ocupación de los EEUU al ganar la guerra, muchos de los altos dignatarios de los cuerpos de investigación del Escuadrón 731 y los demás dependientes de este, fueron llevados a la tierra de las promesas en donde se les perdonó a cambio de los resultados de sus estudios, y donde se confundieron entre las personas de a pie que no saben con quién conviven.

Sobre este tema podremos encontrar en el mundo del cine varias películas, muy sangrientas todas ellas, en las que se escenifican los horrores del Escuadrón 731:

Los hombres detrás del sol y su secuela Los hombres detrás del sol 2

El laboratorio del diablo

Filosofía de una navaja

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s